lunes, enero 30, 2006

"es momento de tomar en nuestras manos nuestro destino y empezar a caminar"


Subdelegado Zero, Veracruz, 30 enero 2006

El subcomandante Marcos, calificó de "mentirosos" y "criminales" a los candidatos a la presidencia Roberto Madrazo, del PRI y a Andrés Manuel López Obrador, del PRD.

Además, reafirmó que no va a dialogar con el gobierno de Fox "porque no hay solución", y que va a seguir luchando por la liberación de sus compañeros y de todos los presos políticos en el país.

El subcomandante Zero dijo que a López Obrador no lo considera de fiar y que Madrazo es un "criminal" porque ha despojado a miles de campesinos de sus tierras. Al referirse a Felipe Calderón, solamente comentó que de ser presidente, gobernará igual que su compañero de partido, Vicente Fox.

Dio prioridad al tema de los indígenas mexicanos y anunció la creación de una gran movilización "para que se caigan los de arriba".

Consideró pasado el tiempo de pedir y exigir; "es momento de tomar en nuestras manos nuestro destino y empezar a caminar", replicó.

Dijo que solo los indígenas pueden tomar las riendas del país y no los tres principales partidos políticos mexicanos o sus candidatos presidenciales porque ninguno tiene la capacidad de propiciar el cambio.

(...)

"Ante estos dos compañeros, presos políticos, el EZLN está reafirmando ante el gobierno de Vicente Fox que no va a dialogar porque no hay solución, y que va a seguir luchando por la liberación de estos compañeros y de todos los presos políticos que hay en este país, compañeros y no compañeros de los que están en la otra campaña o no están, porque sabemos que en el gobierno eso hacen con los luchadores sociales", afirmó.

Denunció que detrás del problema de las tierras que culminó en la matanza de Acteal están el ex gobernador de Chiapas y autor intelectual de la masacre, Julio César Ruiz Ferro, y el ex gobernador de Tabasco y candidato presidencial del PRI, Roberto Madrazo.

Finalmente, Marcos dijo que "el gobierno no tiene palabra, no cumple. Hay que hablar con los que son como nosotros, indígenas y no indígenas, y resolver nuestros problemas sin pedir nada".

http://www.lacrisis.com.mx/index.php?option=content&task=view&id=666&Itemid=130

Más Información:

México, un país que empieza a perder el rostro: Marcos http://www.milenio.com/veracruz/nota.asp?id=34929

Tres vías de la izquierda por la transformación del país
http://www.criterios.com/modules.php?name=Opiniones&file=article&sid=177

En Venezuela respaldan La otra campaña del EZLN
http://www.milenio.com/nota.asp?id=259747

1 Comentarios:

At sábado, febrero 04, 2006 5:16:00 p. m., Anonymous Anónimo said...

LOS HERMANOS DE LOPEZ OBRADOR SON TRAFICANTES DE COCAINA: AFIRMO LA DEA

Andrés Manuel López Obrador tiene que investigar a sus hermanos si quiere dormir tranquilo y acariciar la posibilidad de ser presidente

Andrés Manuel López Obrador luce sólido como candidato a la Presidencia y sin los problemas que aquejan a otros partidos. Mientras sus adversarios por la Presidencia se destrozan a machetazos, él camina por el país articulando alianzas, invitando a notables a su campaña, sumando esfuerzos y presionando instituciones para que se le pongan a modo. Sus rivales se trenzan en luchas internas en sus partidos y permiten que avance sin encontrar obstáculos en su camino. Si esta tendencia se mantuviera, sería probable que pudiera recoger, de la diáspora del PRI y la división en el PAN, los votos suficientes para conseguir, sumado a la pérdida de apoyos a esos partidos, los suficientes votos para ungirse como presidente. Pero la vida, particularmente la política, no es fácil. Enfrente tiene dificultades que están creciendo aceleradamente y que cierran el círculo vicioso que da origen a la pregunta: ¿cuál es el principal problema que tiene López Obrador? López Obrador mismo.

La diferencia en este caso no es que el López Obrador bajo la mirada de fuego se llame Andrés Manuel. Hoy se trata de sus hermanos José Ramiro y Pío, el primero presidente municipal de Macuspana, y el segundo, que vive en Chiapas, fue el primero que inició el trabajo de redes ciudadanas para lograr que Andrés Manuel consiga los votos que le permitan entrar en una competencia real por la Presidencia.

Pío López Obrador trabajó en el gobierno chiapaneco de Julio Ruiz Ferro en el área de vivienda que le causó serios dolores de cabeza porque también se entrometió el hermano menor del entonces presidente Ernesto Zedillo, y continuó la gestión en el de Roberto Albores. Pablo Salazar, que fue elegido por una coalición de la que formaba parte el PRD, rápido tuvo problemas con él, lo que le valió el distanciamiento con Andrés Manuel López Obrador.

La Procuraduría General de la República tiene abierta una investigación desde 2002 en contra de Pío López Obrador por el supuesto delito de lavado de dinero. El caso ya ha provocado el encarcelamiento de responsables, como quien fuera gerente de Scotiabank Inverlat en la sucursal de Polanco, Jaime Eduardo Ross, a quien se detuvo en abril de 2004 por el presunto delito de haber defraudado a la institución por un total de 2.6 millones de dólares, que él ha alegado desde entonces que se trató de una inversión y no de un delito. Aunque no se conocen los detalles de la averiguación que mientras no se cierre es reservada, en esa investigación aparecen los hermanos López Obrador. Un funcionario de alto nivel de la PGR dijo que, sin embargo, el caso se centra en José Ramiro y Pío, no en Andrés Manuel, aunque están tratando de determinar si la parte de ese dinero que aseguran las autoridades fue a parar a campañas del PRD, se quedaron en Tabasco o también tuvieron una prolongación hasta el Distrito Federal. Ross fue detenido en Cancún, donde vivía cuando el alcalde era Juan Ignacio García Zalvidea, amigo muy cercano de José Ramiro López Obrador, y en una época en la que las autoridades federales y estadounidenses se preocuparon por el repunte del narcotráfico. Este es el otro tema sobre el cual están bajo sospecha los López Obrador.

De acuerdo con un informe secreto de la DEA, el tráfico aéreo de cocaína de Colombia a México desde enero de 2004 a mediados de este año se concentró en un triángulo de territorio que comprende a Tabasco, en el municipio de Macuspana, y a Las Cañadas, en Los Altos de Chiapas. En Macuspana, como en muchos otros municipios del país, las autoridades federales han ido observando cómo el poder político se ha ido evaporando ante la penetración del narcotráfico, que está comprando las plazas de jefe de la policía local a los gobiernos, con lo cual obtienen una mayor y mejor protección con costos significativamente más bajos. Una acotación importante, sin embargo, es que José Ramiro, que está próximo a concluir su mandato, mantiene desde el principio de su gestión un problema con la policía municipal, la que le impidió tomar posesión de su oficina, despachando desde entonces desde su casa.

En Las Cañadas existe un statu quo poco conocido: desde que se levantó el EZLN en 1994, el gobierno dejó una puerta de salida a los zapatistas para que en un momento de gran presión pudieran escapar y evitar la posibilidad de una masacre. Esa ruta de escape fue la zona de Las Cañadas, donde no hubo una presencia militar que significara amenaza, y por donde, en diversas ocasiones, salieron delegaciones zapatistas de la zona de conflicto.

El informe de la DEA es contundente: ese triángulo es el único, hoy en día, donde está entrando por aire la cocaína colombiana a México, pero hay indicios serios que los López Obrador estan relacionados con actividades ilegales. Los hermanos del candidato virtual del PRD a la Presidencia siempre han guardado silencio sobre imputaciones pasadas, e inclusive el propio Andrés Manuel ha sido sumamente evasivo cuando se le tocan relaciones que afectan a su círculo íntimo. Sin embargo, en esta ocasión las imputaciones no son materia para desechar, pensando que, como en otros episodios, se irán de la memoria.

Hay averiguaciones federales en curso y existe documentación estadounidense que, cuando menos por proximidad, ubica en una zona delicada a uno de sus hermanos. López Obrador puede hacer lo que no hizo, por ejemplo, el precandidato presidencial Arturo Montiel: hablar a fondo con sus hermanos e investigar hasta dónde pudieran estar comprometidos en una situación irregular.

Esto no sería traición alguna sino un comportamiento de político profesional. También es un procedimiento que se suele hacer en otros países para evitar que las sorpresas dañen aspiraciones políticas. Si no hay nada, podrá dormir tranquilo, pero no puede dejar de preocuparse. En el mejor de los casos, preparar su control de daños, perfectamente documentado, es lo que dicta la inteligencia. Minimizar, despreciar y soslayar es lo peor que pudiera hacer para su futuro y en su propia relación familiar

 

Publicar un comentario

<< Home