miércoles, enero 18, 2006

"que ningún miembro de la Otra Campaña sufra un ataque, una amenaza, una agresión, un hostigamiento, sin que todos reaccionemos al mismo tiempo"


Uay Ja, Yucatán
18 de enero de 2006
Subdelegado Zero

Nada más quería comentar algunas cosas para abrir lo de la discusión de los 6 puntos que estableció la plenaria: está este problema, porque vemos que hay gente que hace buen análisis y aplica como si fuera un cirujano, preciso el bisturí para analizar la realidad de Yucatán y expresar sus carencias, sus dificultades —sus dolores, como decimos—, pero a la hora que habla de la política señala al PRI y al PAN, y el bisturí deja fuera al PRD, deja fuera al Chacho. Se está hablando de la península y no hay nada del PRD.

Y lo voy a tocar ahora, porque me acaban de avisar —mañana va a salir una denuncia de la Junta de Buen Gobierno— que una organización de filiación perredista que es la ORCAO, en Ocosingo, junto con paramilitares del PRI atacaron a una comunidad nuestra y secuestraron a un compañero, y todavía no aparece. Como eso le corresponde a la Junta de Buen Gobierno, la están redactando y va a empezar a circular mañana. A mí me parece que, en el nivel teórico que nos estamos exigiendo, habría que ser consecuentes y no hacer estas ediciones por preferencias o simpatías electorales, que de ninguna manera son impedimento para ser de la Otra Campaña.

Me quedé pensando en lo que dijeron los hermanos mayas de la hora en que levantan su movimiento de “No en nuestro nombre” cómo les empiezan a decir “así no”, y luego, que se conformen. En la Otra Campaña va a haber gente —y fuera también— que nos diga ¿por qué no?, acepta esa ley, acepta ese candidato, acepta esa propuesta política, porque algo es, algo queda. Queda la sabiduría de estos compañeros que dijeron no, aunque seamos pocos, nos vamos a levantar y a avanzar esto.

El problema de los partidos políticos y de las elecciones es este, compañeros: si nos vamos a conformar ahí o vamos a hacer otra cosa. Nosotros insistimos en lo que hemos dicho antes: el 2 de julio que cada quien elija al que quiera elegir pero, de ninguna manera —eso está claro desde la Sexta Declaración, en las plenarias, compañeros—, no es una campaña electoral. Nosotros, ni nadie de la Otra Campaña le va a entrar a la propuesta esa de que vamos a hacer debates con candidatos, ni políticos. Eso está claramente definido, ni siquiera está a discusión. Nosotros, como zapatistas, lo único que podríamos hablar con los políticos es arreglar un salvoconducto para que salgan del país o para que reciban visitas de Derechos Humanos en la cárcel.

Es muy grave. Nosotros entendemos que un indígena maya en Quintana Roo realmente se sienta interpelado por el PRD y por el Chacho, porque fue y le dio dinero o le dio una despensa. Pero no entendemos cómo gente pensante, que se dedica a eso, edite y se cree una identidad ficticia de que López Obrador va a obviar todo lo que está haciendo. Y cómo es posible que le digan a los compañeros mayas —en determinado momento— que el PRD es una opción, si su coordinador de campaña es el que nos negó los derechos y la cultura indígena y toda esa runfla de ladrones que lo rodean va a repetir la misma historia. Va a haber matanzas y van a decir: “sí, pero él es bueno”; va a haber represión y van a decir: “sí, pero él es bueno”; y se va a seguir destruyendo este país y van a decir: “sí, pero él es bueno”; y finalmente, no gobierna un hombre sino una camarilla. ¡Órale!, váyanse por allá, no hay problema pues, pero aquí estamos en otra cosa, por eso estamos haciendo Otra Campaña, si no, estaríamos intentando dialogar con ellos, hubiéramos hablado con la Cocopa, andaríamos en avión o en helicóptero por todo el país, hablaríamos con diputados y senadores, tendríamos buena prensa, más tiempo en televisión, más tiempo en radio, en los periódicos mejores fotos —porque siempre me están sacando como chueco— y habría más compañeros de la dirección del Ejército Zapatista de Liberación Nacional pues, pero nosotros creemos sinceramente que no es por ese lado. Por el compa Carlos que nos preguntaba sobre las tres señales: sí, siguen siendo la condición, pero ya no esperamos respuesta; la respuesta ya la dieron los tres partidos políticos y los tres poderes de la Unión, el mismo año del 2001 y parte del 2002.

Lo que nosotros decimos es que hay que construir otra cosa, construir realmente análisis como los que aquí se hicieron, pero hacerlos completo y cabal. No se trata tampoco de promover el abstencionismo, de lo que se trata es de promover el uso de la razón, la discusión y el debate de todas las opciones políticas y sirve mejor tener cabal el panorama. Esto que decíamos nosotros de que tenemos que respetarnos a nosotros mismos, darnos los elementos para cuando llegue ese día, cada quien, porque la Otra Campaña no obliga a nadie, ni a votar, pero tampoco lo obliga a no votar. Nadie ha dicho: “tienen que abstenerse los de la Otra Campaña”. Nadie lo ha dicho, se plantea y todo, pero no está en las definiciones básicas todavía. Entonces, a ningún ciudadano o ciudadana le hace mal tener todas estas opciones que no se contraponen con las de la otra campaña y decidir si vota o no vota, o hace otra cosa.

Lo que nosotros estamos creando es un movimiento cuyo destino todavía no está bien definido y cuya forma no está bien definida, porque si en Quintana Roo encontramos cosas que no esperábamos encontrar, o no con esa crudeza, en Yucatán nos está pasando lo mismo. Y estamos reconociendo, por ejemplo, en los compañeros indígenas mayas que están aquí —o como decía Wilebaldo, que todavía no están, pero hay que ir por ellos, hablar con ellos— esta tendencia de la resistencia creativa y de buscar nuevos caminos, de la que tenemos mucho que aprender todos, pero que no es la única realidad, porque cualquiera puede decir es su modo y tiene resultados, pero tal vez no resulte con estudiantes, con maestros, con intelectuales, con artistas, con mujeres, con homosexuales, con lesbianas, pero algo hay ahí. Y nosotros estamos diciendo que la Otra Campaña tiene que decir, a esas tentaciones de “quédate con eso”, “algo es”, “siéntate”, “espérame” —cuando ya nos estuvimos esperando tantos años y tantas opciones—, si podemos hacer algo ahora.

La Otra Campaña nace en estas circunstancias precisamente porque hay que demostrar, cuando todo está en contra, quién está y no está. Porque van a venir tiempos muy difíciles, donde estas reuniones sean más difíciles también todavía y no sea sólo el ataque de la prensa o de los orejas que estén aquí, sino también otro tipo de presiones sobre la gente que está luchando. Por eso, en el primer paso que hace la Otra Campaña —además de que conocemos— es que se va creando esta red de reacción, de tal forma que si pasa algo, los compañeros de otras partes de la república puedan responder para proteger o, cuando menos, hacer una denuncia más grande de lo que esté pasando en una parte.

Por eso, como vamos a tocar lo de los seis puntos, nosotros proponíamos que lo primero que tiene que hacer el movimiento de la Otra Campaña es definir claramente la solidaridad hacia quienes lo forman; que ningún miembro de la Otra Campaña sufra un ataque, una amenaza, una agresión, un hostigamiento, sin que todos reaccionemos al mismo tiempo y firmemente. De tal forma que cualquier compañero o compañera, por pequeño que se sienta, se sepa que no está solo, y no porque alguien lo vaya a apoyar si se entera, sino porque todo su movimiento lo debe respaldar.

Esto es importante que lo tengamos en cuenta en la discusión. Porque lo que nosotros venimos a proponer es que no vayan a llegar a una votación sobre los 6 puntos, porque es una definición individual —o de grupo— en cada lugar. Porque si ustedes llegan a una votación aquí a lo mejor sí salen 80 contra 1 —y Yucatán dice por aquí va esta cosa—, pero ese 1 se convierte en mil en el resto del país, cambia la relación. Y no se trata de que unos ganen y otros pierdan, porque entonces el movimiento empieza a querer confrontarse contra sí mismo, y a ver quién tiene la razón y quién no la tiene. Que el debate y la discusión sobre los puntos que se están discutiendo sirvan a todos para tener más elementos, e individualmente o por grupo o por colectivo o por organización política, como cada quien le entró, defina una posición y la haga saber.

Lo que nosotros necesitamos también proponerles de una vez, también para esta discusión de los seis puntos y para las reuniones de mañana, es que nosotros estamos proponiendo que la Otra Campaña en Yucatán la agarre la Otra Campaña en Yucatán. Porque ahorita nosotros tenemos lo de cada estado, lo recibimos, lo procesamos y lo mandamos otra vez a todos lados. Entonces, nosotros les estamos proponiendo que los adherentes, organizaciones, grupos, personas, familias, que están en la Otra en Yucatán se organicen y ustedes sean la Otra en Yucatán: promuevan su difusión, la adhesión, que entren más compañeros, que haya eventos, discusiones, mesas redondas, debates, eventos culturales, que se cree un ambiente de agitación que siempre sea un referente para la gente pero, sobre todo, siempre sea un espacio de encuentro para la misma Otra en Yucatán. Por la pregunta que planteaban: bueno, cuando se vaya el Delegado Zero ¿qué va a pasar, vamos a esperar a que vuelva a llegar o qué vamos a hacer?, esa es la propuesta que les vamos a hacer luego en una reunión de trabajo, pero la planteo de una vez para ver si esto tiene algo que ver con los 6 puntos sobre los que se van a pronunciar.

Esa es mi palabra compañeros, la cedo para los que siguen en el punto…

Yucatán (18/ene/06)